Sábado 20 de Septiembre

Motive A Sus Hijos Este Nuevo Año Escolar

5 sugerencias para que los niños inicien el año motivados.

Por: Licda. Carolina Alvarado, Educación especial y Terapia de lenguaje

Como todo padre, cuando su hijo comienza un nuevo año lectivo, su mayor anhelo es conseguir que ellos tengan un año lleno de satisfacción, logros, grandes expectativas, pero en especial un año donde puedan desenvolverse y disfrutar su grado escolar al máximo. Lastimosamente existen muchos factores que se interponen en este anhelo y que pueden desmotivar a los niños.

A continuación cinco sugerencias que pueden utilizar los padres en el hogar para que sus hijos logren tener un buen año escolar y cumplir las metas.

1. Tenga una actitud positiva: Los reforzadores positivos son los mejores aleados para lograr que su hijo esté motivado y con buena actitud hacia la escuela. Trate de convertir las conversaciones de la escuela en temas de su interés. El enfocarse y exigir en las debilidades que el niño tenga en la escuela, pueden retroceder su nivel académico. Para todo niño el recreo y las actividades recreativas son atractivos, así que también déle importancia en esta área. Una actitud positiva permitirá que sus hijos confíen más en ustedes y logren contarles sus frustraciones y dificultades en la escuela, para así poder ayudarlos positivamente.

2. Motívelos y pongan metas:las metas y expectativas de los padres pueden ser muy diferentes a la realidad de sus hijos. Antes de frustrar o atrasar el aprendizaje de su hijo(a), comience por investigar. Una buena comunicación con los profesores es importante para lograr las expectativas deseadas. Por ejemplo, si su hijo tiene cierta dificultad en no terminar 15 operaciones matemáticas en 5 minutos, trate en casa de que realice 15 operaciones en 10 minutos, y poco a poco ir bajando el tiempo.

3. Pequeños logros valen más que futuros inalcanzables: El decir “tu única responsabilidad es sacar buenas calificaciones en la escuela”, “tienes que ser el mejor estudiante”, “para ser como papi o mami tienes que estudiar mucho”, “si quieres ser alguien cuando seas grande, tienes que estudiar”, entre otras frases, hacen que el niño se sienta frustrado. Comience por felicitar los logros y avances pequeños que su hijo(a) hace, como: mejoró su nota en alguna materia, tiene mayor fluidez en la lectura, se sabe las tablas de multiplicar, entro otros. El hacerlos sentirse orgullosos hará que el esfuerzo sea mayor.

4. Las rutinas ayudan: Se ha visto que hacer una agenda diaria y detallada con las tareas que el niño debe hacer trae muchos beneficios. Anoten juntos las actividades del día, tanto las horas de estudio, como las horas de ver televisión, salir a jugar, y las actividades extracurriculares. Verifique que su hijo tenga un lugar tranquilo, con buena luz y sin distracciones para un mayor provecho.

5. Aceptar los fracasos y buscar enseñanzas valiosas: Todo estudiante tiene cierta dificultad en alguna materia o alguna área. Esto les produce estrés y por ende mala actitud hacia aprender y seguir intentando. Cuando el niño traiga a la casa una mala nota, una tarea mal hecha, el regañar  no es una herramienta útil. Lo mejor es que usted se siente con su hijo e identifiquen cual fue el error, sin enojarse. Hay que convertir estas situaciones en situaciones positivas y de motivación.

comments powered by Disqus