Viernes 31 de Octubre

Dieta y Autismo ¿Hay Alguna Relación?

Por: Dra. Marisol Chavarría, Nutricionista

El autismo es un trastorno de desarrollo. El manual DSM IV menciona tres características que presentan los niños autistas, que son: el trastorno de la comunicación, el de la relación social, y el espectro restringido de conductas e intereses. Este trastorno tiene una prevalencia elevada ya que 1 de cada 2000 niños sufren de autismo.

En la actualidad no se ha podido descifrar una cura para este trastorno, el cual se detecta antes de los 3 años de edad. Sin embargo, hay terapias alternativas que pueden mejorar la calidad de vida de estos niños como lo es la nutrición. Como todo niño en etapa de crecimiento y desarrollo, el niño autista debe tener una alimentación completa y variada, que incluya todos los grupos de alimentos de manera balanceada.

Dietas libres de caseína y gluten

Hay estudios que indican que una dieta libre de caseína y libre de gluten puede producir mejorías en el comportamiento de un niño autista. Diferentes investigaciones revelan que el autismo puede estar relacionado con una gran cantidad de péptidos en el sistema nervioso central, agudizado por una mala asimilación del gluten y la caseína. Esta teoría aún no se ha logrado probar, existen casos de niños autistas que han mejorado su comunicación y destrezas de aprendizaje al eliminar el gluten y la caseína de la dieta; pero también hay casos en donde no se ha notado la mejoría, por lo cual la familia decide suspender la dieta de eliminación.

La caseína es la proteína de la leche, así que en la dieta se deben eliminar todas las fuentes de leche y derivados. El gluten es la proteína presente en el trigo, centeno y cebada. Los estudios indican que ambas proteínas son las que no se absorben adecuadamente y por ende provocan un incremento en la cantidad de péptidos a nivel del sistema nervioso central.

Antioxidantes y ácidos grasos esenciales

Algunos estudios afirman que los antioxidantes como la vitamina E, coenzima Q10 y la vitamina C, pueden aumentar la utilización del oxígeno en el cerebro y pueden ser beneficiosos en niños con autismo.

La vitamina E se encuentra en el aceite vegetal, huevo, nueces y en todos los vegetales de color verde oscuro (espinacas, arúgula, hojas de mostaza).

La vitamina C se encuentra en e la mayoría de las frutas y vegetales (Fuentes de Vitamina C). Las principales fuentes de coenzima Q-10 son las semillas, nueces, pescado y en el aceite de soya.

Los ácidos grasos esenciales proporcionan energía y sustancias necesarias para un óptimo desarrollo físico y mental. Los ácidos grasos esenciales son el Omega 3 y 6. El Omega 6 lo puede encontrar en los vegetales, frutas, nueces, semillas, cereales integrales y aceites vegetales. Por otro lado, el Omega 3 está en los pescados azules, aceite de soya, canola y lino, semillas de linaza y nueces.

Síntomas gastrointestinales

Un artículo científico publicado recientemente en la revista Bio-Med Central, comparó la flora intestinal en niños con autismo y en niños sin este trastorno. El estudio se realizó ya que los niños con autismo presentan problemas gastrointestinales de forma usual y frecuente. De 134 niños con autismo, un 24% presentaron problemas a nivel gastrointestinal. Por ende es importante que la dieta de una niño con autismo elimine aquellos alimentos agresores para el sistema digestivo, como frituras, picante, frutas ácidas, lactosa, repollo, coliflor, cafeína, o todo aquel alimento que no sea bien tolerado. Por otro lado se recomienda incluir alimentos protectores como alimentos fuente de fibra, yogurt con probióticos y prebióticos, consumir mucho líquido, y acostumbrar al niño a realizar actividad física todos los días.

Es de gran importancia que la familia de estos niños reciba asesoría nutricional para garantizar que su alimentación sea balanceada.

comments powered by Disqus