Jueves 31 de Julio

Alimentación Y Niños Hiperactivos

Por: Dra. Marisol Chavarría, Nutricionista

La hiperactividad es un trastorno de la conducta que presentan algunos niños, desarrollando una intensa actividad motora. El comportamiento hiperactivo suele referirse a un grupo de características tales como: actividad constante, tendencia a la distracción, impulsividad, incapacidad para concentrarse y otros comportamientos parecidos. Estas conductas pueden convertirse en un problema si llegan a interferir con el desempeño escolar ó con las relaciones personales del niño.

Un niño normal suele responder apropiadamente a instrucciones específicas y a programas de actividad física regular. Por otro lado, un niño hiperactivo tiene dificultades para seguir instrucciones y controlar los impulsos, además presenta baja tolerancia a las frustraciones y puede tener un carácter cambiante.

Teoría Feingold

Hace 30 años el Dr. Ben Feingold, alergólogo y pediatra norteamericano, desarrolló una dieta libre de aditivos para prevenir algunas alergias alimentarias. Esta dieta no solamente ayudó a que los niños mejorarán sus síntomas de alergia, sino que también experimentaron cambios positivos en el comportamiento.

Recientemente se publicó un estudio en la revista médica Lancet, realizado por expertos de la Escuela de Psicología de la Universidad de Southampton (Reino Unido), en donde pusieron a prueba la teoría Feingold. El objetivo fue estudiar los cambios en el comportamiento de 300 niños, con edades de 3, 8 y 9 años.

En el estudio, se les dio a los niños jugos de frutas sin aditivos, y otras semanas se les facilitó jugos de frutas con dos combinaciones de colorantes. Cada semana el comportamiento de los niños fue monitoreado.

¿Cuáles fueron los resultados?

El estudio comprobó que cuando los niños consumieron jugo de frutas con aditivos se produjo un aumento de hiperactividad en su comportamiento. Sin embargo, hoy en día todavía existen muchas dudas acerca de la relación entre el consumo de aditivos y la hiperactividad, por lo que se requieren de más estudios para demostrar la teoría de Feingold.

Esto no significa que los padres de familia deben despreocuparse de las bebidas que sus hijos consumen, de lo contrario, es importante que opten por bebidas bajas en azúcar y bebidas saludables. Actualmente los niños están consumiendo cantidades altísimas de azúcar por el consumo de bebidas de paquete, jugos de frutas, leches saborizadas, gaseosas, entre otros.

Un estudio publicado en la revista de la Asociación Americana de Dietistas, señaló que  si los niños toman gaseosas o jugos azucarados desde pequeños, su consumo de lácteos se verá disminuido y por ende pueden tener una dieta baja en proteína, fibra, vitamina D y calcio.

Recomendaciones nutricionales para la dieta de un niño hiperactivo

1. Promueva el consumo de frutas y vegetales frescos en el hogar. Se recomienda que un niño consuma 3 porciones de frutas y 2 porciones de vegetales al día.

2. Disminuya el consumo de harinas refinadas y prefiera carbohidratos complejos como: cereales integrales (pan integral, arroz integral, pasta integral, avena), leguminosas, tortillas de maíz, plátano, camote, maíz dulce, elote.

3. Déle a su hijo opciones de postres saludables como: helados de yogurt, batidos de frutas, queque de banano, muffin de zanahoria integral, galletas de avena, gelatina ó flan sin azúcar, entre otros.

4. Prefiera bebidas saludables como: agua, leche descremada, yogurt líquido bajo en grasa, frescos naturales, bebidas en polvo sin azúcar adicionada.

5. Hay estudios que indican que los ácidos grasos esenciales como e Omega-3, ayuda a regular la inflamación y la irritabilidad nerviosa. Incremente el consumo de pescados azules, nueces, aceites vegetales como el de soya y canola.

6. El consumo de dulces debe ser moderado; cuéntele a su hijo(a) que estos alimentos deben ser considerados como “extras” y se deben comer sólo en ocasiones especiales.

7. Motive a su hijo a que realice algún deporte que lo ayude a relajarse como yoga o natación.

comments powered by Disqus